Cultura

“Sobre ocho de nuestro continente…” Exposición en Ciudadela del Arte FCZ2016.

— Muestra colectiva de Pintura e instalación.


— Artistas Plásticos de países como Chile, Argentina, Venezuela y México.


A continuación dedicamos el expresivo texto que tributó Luis Miranda Rudecino. Zacatecas, México., a esta distintiva muestra: “El arte es la invención del hombre para soportar la vida. La pintura es el mecanismo para comunicar y expresar el sentir del ser humano sin proferir palabra alguna. El arte manifiesta la creación de infinitas posibilidades de ver el universo, creación como expresión lúdica y solemne al mismo tiempo de visiones extraídas desde el abismo de la individualidad. Así tenemos a Ocho artistas plásticos de nuestro continente que nos muestran esa creación desde su propia individualidad.


El arte es ante todo una creación, lo sabemos claramente, así tenemos creador y obra de arte… En la manifestación artística es donde se revela mejor el sentido de ese acto creador. El arte es por excelencia la esfera de la creación y de su consecuente elemento, la obra que puede hacerse sentir en todas las esferas de la actividad del hombre. La expectación de un movimiento creador es, en verdad, la expectación de un ciclo artístico, bien con estos Ocho de nuestro continente estamos atentos.


El arte representa una victoria constante sobre la insignificancia del hombre y del mundo, del que jamás se somete completamente. En todo acto creador hay una autonomía. Lo esencial de este acto es superar la necesidad. Por medio de él, el hombre sale de sí mismo, se evade de la pequeñez del ambiente de su existencia, de la fugacidad, de la inmediatez, en una obra que perdurará en el tiempo y el espacio por el sólo y simple hecho de ser.


El compuesto de Ocho de nuestro continente nos muestra que la plástica latinoamericana, tiene como desde hace muchas décadas, un lenguaje propio, claro, un carácter plenamente universal. El colectivo de esta línea continental nos muestra su gama amplia de posibilidades: color, línea, forma, atmósfera. El abismo suspicaz de su inquietud ante el mundo: creación de la infamia de sus mundos.


En el arte, todo es una intervención de espacio, tiempo, color y forma. El artista tiene como particularidad la subjetividad creativa; el gusto por la naturaleza atormentada o por el placer que produce la vida; por lo pasional de lo completamente humano, amor vehemente del color; finitud del tiempo e infinitud del espacio, todo lo que produce la vida en su esplendor.


Este movimiento continental busca desde cada uno de sus recónditos espacios, encontrar su propio lenguaje, su expresión máxima desarrollada en su obra. Cada uno trabaja sobre lo oculto de sus propios arcanos horizontes: El subterfugio y pretexto de los seis de nuestro continente son diversas técnicas: óleos, acrílicos, grabados, esculturas, instalaciones, entre otros…


César Barrantes, de nacionalidad colombiana trabaja sobre el color, la línea y el espacio imaginario que le acomete, sobre lo oculto de sus propios pensamientos y luce con trazos limpios el horizonte de su propio destino. La expresión de la necesidad de exponer inmaculadamente el sentir de su creación


Desde Venezuela, Miriam Peñaranda Chaid nos muestra el Paisaje cósmico lleno del color más alucinante en su representación espacio-temporal. Ella crea su obra desde la mirada onírica del acuarela primaveral, con el pretexto de una luz que busca como respuesta sus paisajes internos, no vistos, no conocidos: creados para ésta empresa.


De Argentina vemos en Sabrina Coco el expresionismo como figura del eterno imaginario, encontramos en sus óleos rostros llenos de energía plagada de color; mientras que la sobriedad de su escultura e instalación ilumina el genio sagaz del conocimiento de las esferas transitorias del tiempo.


Antonio Martínez Pérez, de nacionalidad Mexicana, crea mediante líneas definidas, matices que abren un universo lleno claridad y opacidad. Sus lienzos llenos de una racionalidad aparentemente geométrica, soslayado de una perspectiva línea interior, que expresa la acción febril de su visión colmada de conciliación con el universo.


José Medina Gallardo, mexicano, se ocupa del rostro siniestro que le abruma, esos rostros del mundo que aparentemente conocemos pero que aprehende, otra esencia del ser humano, esa que nos enseña la fragilidad del hombre en nuestro mundo plagado de malestar y al propio tiempo, altivez.


De Chile, Valentín Salinas Zamora, un figurado mundo de posibilidades, donde la desolación, el enigma y una sospechada ambigüedad entre la nostalgia y el dolor que produce lo que llamamos vida. El paisaje simuladamente pesaroso, también muestra la crueldad del entorno que le acomete: el dolor del mundo.


El acto de la creación artística es parcialmente transfiguración de la vida. Su relación con el mundo supone ya la presencia de un mundo nuevo. Aquí con éstos ocho de nuestro continente vemos que la concepción misma de la belleza implica ruptura con el mundo actual, un salto hacia otro desconocido, creado. Cada uno crea a su forma su propio lenguaje. Vemos que la obra artística es la creación de un todo, un universo, de un cosmos… La obra de arte como creación hace del hombre una criatura noble y distinguida, éstos 8 de nuestro continente tienen esa magia para disfrutar universos posibles para el deleite de nuestra vida”. Verano boreal del 2014.


La Salas se pueden visitar en los horarios establecidos de 10 de la mañana a las 7 de la noche.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *